domingo, 15 de junio de 2014

Laboralcinema presenta: Philadelphia

PHILADELPHIA
Philadelphia (1993) es una película dirigida por Jonathan Demme y protagonizada por Tom Hanks y Denzel Washington, con un pequeño papel de Antonio Banderas. Ron Nyswaner se encargó del guión, y Howard Shore de la música. Seguro que recordaréis el tema de Bruce Springsteen y el aria de Andrea Chénier cantada por María Callas.
Andy Becket, al que da vida Hanks, es un joven y prometedor abogado cuya vida cambia cuando se contagia de SIDA y es despedido del despacho de abogados en el que trabaja. No se conforma con la situación y contrata al abogado Joseph Miller para luchar por sus derechos. La lucha será ardua, pues no se trata únicamente de denunciar un despido improcedente y una situación de discriminación, sino de enfrentarse a un mar de incomprensión hacia una enfermedad que en aquella época era bastante desconocida, temida y estigmatizante, y no sólo eso, nuestro protagonsita también habrá de enfrentarse a los prejuicios por su homosexualidad.
Sus antiguos jefes le dicen que le han despedido por incompetencia, pero Andy sabe que no es así, ya que poco antes le habían nombrado socio de la firma de abogados por su brillantez y sus éxitos laborales y siempre habían estado muy satisfechos con su trabajo. Andrew sabe que es por discriminación por su homosexualidad y su enfermedad y que le tendieron una trampa diciendo que él había perdido una demanda, algo totalmente incierto.
En el mismo momento de nombrarle socio uno de sus compañeros le descubre una mancha en la cara y él dice que se ha dado un golpe pero, en realidad, lo que tiene es un sarcoma de Kaposi. Ese abogado conoce cómo se manifiesta el sarcoma de Kaposi pues unos años atrás trabajó con una mujer que lo padecía, y es el que da la voz de alarma al resto de socios. A Andy le aparece alguna mancha más que intenta tapar con maquillaje, pues en el trabajo no ha dicho nada sobre la enfermedad que padece, pero además empieza a sentirse mal, vomita, tiene diarrea y se encuentra débil¸ es el comienzo del fin de su carrera como abogado.

En principio Miller, un abogado con el que se había enfrentado en algún caso, no quiere defenderle porque se trata de una firma de abogados muy poderosa y él defiende pequeños casos, y porque en el fondo él es homófobo y además le aterra la enfermedad de su potencial cliente. De hecho cuando éste acude a su despacho y le confiesa abiertamente que tiene SIDA el abogado al que da vida Denzel Washington, se aleja de su colega, como intentando evitar un contagio, y tras la visita de Andy va al médico a hacerse pruebas, por si de esa entrevista ha podido contagiarse, a lo que el facultativo le dice que el contagio sólo se produce por el intercambio de fluidos.  Posteriormente, en una conversación con su esposa, manifiesta abiertamente su aversión hacia los homosexuales, aspecto que puede verse también en otras escenas de la película, como tomando una copa con sus amigos, o cuando un joven gay le tira los tejos en una tienda.
Miller le dice que él ocultaba a sus jefes su enfermedad, y le pregunta si no era su obligación confesarles que padecía SIDA, a lo que Andy responde que esa no es la cuestión, que él siempre sirvió a su firma con honradez y competencia y que sabe que su despido es improcedente.
Andy cuenta con el apoyo de su novio y de su familia, pero necesita también ayuda legal, pero tras consultar a varios abogados y ser rechazado por todos intenta preparar su propia defensa. Un día Miller le ve en la biblioteca pidiendo información sobre SIDA y discriminación laboral. Joe se esconde para que Andy no le vea, pero entonces escucha que el bibliotecario le dice a su colega que igual estaría mejor en la sala de investigación. Lo que quiere es tenerlo lo más lejos posible ¿No es también una forma de rechazo y discriminación? Es entonces cuando Miller, impactado por lo que le ha ocurrido, se acerca a Andy. Le empieza a preguntar cómo supieron sus socios que tenía SIDA y él le aclara que uno de ellos trabajó en otra firma en la que una mujer tenía SIDA por una trasfusión y no la echaron, y que eso le permitió saber que la mancha de Andy no se debía a un golpe sino a un sarcoma de Kaposi.
Asimismo le enseña jurisprudencia y la normativa en la que no se puede despedir por minusvalía o enfermedad. Finalmente Joe Miller acepta el caso que se convierte en un largo litigio de meses, en los que ambos abogados van forjando una sincera amistad.
Sus antiguos socios para ganar la demanda son capaces de todo, de hurgar en su pasado, estudiar su vida personal con lupa, y tal como ellos mismos dicen, encontrar sus depravaciones. Uno de los socios sugiere llegar a un acuerdo y acabar con esto cuanto antes, además de demostrar algo de compasión por su antiguo compañero, pero el jefe (Jason Robards) se niega alegando que Andy llevó el SIDA al despacho, a los lavabos y comidas de empresa y que hay que acabar con él y sus pretensiones.
Andy habla con su familia para prevenirles de que en el juicio se van a decir cosas que quizás les molesten, pero todos le dan su apoyo. “Yo no eduqué a mis hijos para que fueran pisoteados. Lucha por tus derechos”, le dice su madre, y las muestras de cariño de sus familiares le dan fuerzas para seguir adelante.
Miller afirma ante el jurado que quizás cualquiera de los que están allí querría alejar de su lado a una persona con SIDA, por miedo o por desconocimiento,  pero esa no es la cuestión, lo que se está juzgando es el hecho ilegal del despido. La defensa alega incompetencia y mediocridad, además de ocultación de la enfermedad, afirmando que cuando fue despedido desconocían que tuviera SIDA.
El caso tiene un gran impacto mediático, y hay gente que se manifiesta a favor o en contra. Andy dice que él no es político, que sólo quiere lo que es justo.
Una compañera de Andy afirma que ella también ha sido discriminada en la empresa por ser afroamericana, pero la defensa tira por tierra su testimonio. Parece que todo va en contra de Andy y el proceso se alarga meses y meses. En ese tiempo Miller va conociendo mejor a su cliente y se da cuenta de que tenía una imagen distorsionada de la homosexualidad.
Durante los meses interminables que dura el juicio la salud de Andy está cada vez más debilitada, y Joe ha de terminar el juicio solo cuando su cliente es hospitalizado. Finalmente logra sacar a la luz que Becket no fue despedido por incompetencia sino por una situación de discriminación, en parte por su enfermedad, pero principalmente por su homosexualidad, y porque le consideraban culpable de haber contraído el SIDA. Una trabajadora de otra firma de abogados también padeció SIDA debido a una transfusión sanguínea, pero a ella no la despidieron. Esta situación aún refuerza más la discriminación sufrida por nuestro protagonista. No es que el jefe de Andy temiera el contagio en una época en la que se sabía muy poco del SIDA, los tratamientos eran muy limitados y el tiempo de supervivencia muy corto, lo que ocurría era que quería alejar del trabajo a una persona por su condición sexual, y por considerarla culpable de haber contraído la enfermedad.

La película recibió 5 nominaciones al Oscar y obtuvo dos de las estatuillas: Mejor actor (Tom Hanks) y canción original. Además ganó 2 Globos de Oro en las mismas categorías, de las tres nominaciones recibidas, el guión original estuvo nominado al BAFTA, y Hanks ganó también el Oso de Oro en el Festival de Berlín. Toda una lluvia de premios muy merecidos.
Podéis leer más información sobre esta película, principalmente sobre los aspectos médicos, en el siguiente artículo de la Revista Medicina y Cine:
Y no podemos olvidarnos de la magnífica banda sonora de esta película. Si queréis saber más sobre ella podéis consultar Cinemed, os dejo un enlace que seguro os encantará. Una de las escenas más emotivas del filme es seguramente cuando Andy le habla a su abogado de su pasión por la Ópera y escuchan a María Callas, estableciendo una relación entre el aria y su propia realidad.

Todo eso podéis descubrirlo en el siguiente enlace:

Y la próxima semana comentaremos en Cinemed la película Tootsie protagonizada por Dustin Hoffman, en la que veremos las dificultades del protagonista para encontrar trabajo y cómo se las ingenia para conseguirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada